sábado, marzo 24, 2012

La de cal sobre liquavista

Una de mis filosofías más estables es "hay que venir llorado de casa". Aunque escriba tinta-e en mi casa en esta ocasión, lo que importa es que hay que dar la de cal para que el blog siga, y buscar botellas medio llenas como sea. Tampoco es cuestión de ponerte alcoyano como hace Charbax y seguir pensando que, tarde o temprano, pixel-qi logrará el triunfo mundial pese a todos los precedentes negativos. In medio stat virtus, siempre y cuando el perro no se coma los deberes y busquemos con mesura futuros positivos a nuestro problema.

La de cal toca esta vez. Por una parte, @AlbertodeFco me ha puesto sobre la pista de un post en Neerlandés (traducción) interesante por dos motivos. Por una parte, Liquavista estaba trabajando en una pantalla de 9.7" justo antes de que los comprara Samsung. Los prototipos que hemos visto no sé si eran pruebas de concepto o previos a modelos en producción, pero con el bajonazo de precio de las pantallas e-ink de 6 pulgadas, no tienen mucho futuro. 9.7" es el tamaño (y probablemente la relación 4:3) de la pantalla de un iPad. Afortunadamente, Apple ha tirado por el retina display, lo que es un camino muy diferente a la adopción de tecnología de pantalla diferente a LCD. Dado que Samsung es quien fabricará las pantallas liquavista, parece razonable suponer que se dedicarán a tablets de gran tamaño, donde pueden tener más margen para el precio. Si fueran 11 pulgadas, dispondríamos de un lector de gran formato, a color y legible bajo el sol. Pero o la información es incorrecta, o hablamos de Navidades de 2013 o incluso más tarde.

Por otra parte, han publicado un video explicativo de cómo funciona la tecnología electrowetting

Después, tenemos una nota más positiva en slashgear. Diría que son demasiado positivos al asumir que dentro de un año va a haber productos con pantallas liquavista en el mercado, pero sería mejor que me equivocara yo y no ellos en este caso. Piensan en liquavista para pantallas de ereader tradicionales, pero tanto el tamaño como el énfasis en la reproducción de video me animan a pensar que el autor del post no ha entendido bien el rumbo actual de este segmento: un dispositivo con liquavista no va a ser un ereader, porque su pantalla permitirá otras muchas funcionalidades. Será lo que llevo años llamando "Señor Tablet" (en oposición a tableto): un dispositivo no retroiluminado y ligero, que canse menos la vista que el LCD y permita llevar a cabo un buen número de funciones (leer, escribir, navegar y usar cualquier tipo de software de manejo más dinámico y útil en situaicones de movilidad) como no se ha hecho hasta ahora. Al loro con la comparación que llevan a cabo con las pantallas e-ink

Contando con que este gráfico de márketing sea fiel a la realidad, la pantalla de liquavista comercial de 2013 ofrecería un gasto de batería en estático comparable a la de e-ink, y un gasto de energía asombrosamente inferior cuando reproduce multimedia interactivo. Por más que el precio y las prestaciones de e-ink le garanticen un espacio para lectores básicos, o espabilan (si es que es factible), o la diferencia con las pantallas liquavista va a ser dramática.

Si en 2013 se ofrece un señor tablet con Liquavista, con autonomía de días para un peso inferior a los 700 gr y protección contra golpes, suciedad y humedad, será la primera vez que hago una compra por adelantado... con tal de que el fabricante sea mínimamente serio y no presente efectos bollywood o cuentos de antoñita la fantástica. Lo que no haría es cola para ser de los primeros en comprarlo, porque si me aplaudieran los vendedores me daría un mal rollo singular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...