martes, enero 10, 2012

BYOD como indicador de exclusión digital y/o falta de profesionalidad

Sí, ya sé que no tiene nada que ver con tinta-e, pero llevo unos días leyendo acerca de la última ocurrencia trendy-digital y se me han hinchado las narices. Como última muestra, un bloguero aberrao pone incluso en duda tu empleabilidad si no sucumbes a los encantos del Bring Your Own Device.

Es un problema de presión, claro. Hoy en día un MBP, o un Macbook eAr (tal y como lo pronuncia el entendido), viste. Pero no se puede sacar a pasear si la empresa no te pone uno, de manera que la inversión realizada en el flamante equipo no compensa. Desde ahí parece una idea de lo más natural que nos dejen usar nuestra máquina con OSX en nuestro puesto de trabajo o en el ejercicio de nuestras funciones. Claro que hay una serie de preguntas sin responder:
  1. quien rompe, ¿paga? Esa es una ley motera pocas veces invocada, cuando tu amigo motero da el salto de fe de dejarte su querida máquina para dar un paseo o por unos días si no la usa. Y es sagrada: si rompes, pagas. Pero si en tránsito a tu curro, o en el curro, se te cae tu Mac mientras estás haciendo cosas para la empresa, ¿Lo pagas tú? Si en la empresa hay un pico de tensión y se fumiga la fuente del Mac, ¿Lo paga la empresa?
  2. ¿Compatibilidad? ¿Entorno homogéneo? Si tu MBP no se habla con la impresora del departamento, la culpa es de la impresora, claro. Y todo el mundo entenderá que no puedas imprimir el informe que hay que presentar ayer. Y si no hay una versión de esa aplicación que necesitas para otra cosa que para Windows, siempre puedes virtualizar un Windows e instalar la aplicación...
  3. ... lo que no supone ningún problema si la aplicación es libre. Pero si es propietaria y hay que pagar la licencia, ¿pagarás la licencia de tu bolsillo? ¿La empresa va a tener que pagar una licencia de esa aplicación para que la instalen en un equipo que no es propiedad de la empresa? En otras palabras, ¿la empresa te va a regalar una licencia que puede valer más que tu macbook eAr? Y si te piras de la empresa, ¿te llevas las aplicaciones por la patilla? Y claro, si la empresa dispone de licencias por volumen, es para instalarlas en máquinas propiedad de la empresa.
  4. ¿Y qué hay de la seguridad? ¿Estás seguro de que tienes los conocimientos para mantener por ti mismo tu equipo libre de amenazas para las redes corporativas? Porque entiendo que no tendrás el cuajo de pedirle a los pringaos del CPD o equivalente que mantengan la seguridad de tu equipo, que lo manchen con sus sucias manos y que te impidan malignamente hacer con tu equipo lo que te dé la gana? Porque imagino que no serás tan iluso como para pensar que con el simple hecho de usar OSX estás libre de malware, claro.
  5. Es más, ¿eres capaz de blindar tu flamante Mac contra las intrusiones? ¿Puedes garantizar por tu cuenta y riesgo que la información sensible o confidencial que almacenes en él está a salvo de un cracker al que le merezca la pena acceder a ella? Porque se sobreentiende que no vas a tener los santos colgantes de pedirle al de sistemas que mantenga la protección de tu máquina. Su responsabilidad empieza y termina en las máquinas de la empresa.
  6. ¿Y si falla lo que sea? ¿Quién lleva el mantenimiento de tu máquina? ¿Tú, en tu tiempo libre? ¿O lo vas a hacer en tiempo de la empresa en lugar de tus tareas? ¿Dejarás que las sucias manos de los informáticos toquen tu máquina? Porque lo que entiendo, y hasta me da vergüenza mencionarlo, es que sabes que OSX no es mágico (te lo hayan vendido como te lo hayan vendido), necesita mantenimiento y hay aplicaciones o elementos del sistema que pueden cascar.
No menciono una máquina Windows propia porque si quieres llevar tu bonito Lenovo o tu flamante HP envy en lugar del que te proporciona la empresa eres bastante cebollo por los motivos mencionados ut supra. El cool factor es inferior a un Mac y, obviamente, todo lo que puedas (o debas) hacer en el curro lo puedes hacer con la máquina de la empresa.

Y no, no se me había olvidado linux. Hay quienes van a querer usar su sabor de pingüino favorito en el curro. Aquí no veo status sino fe y gusto por una forma de trabajar - un vulgar PC con un pingüino es de pobres y frikis, o de pobres frikis, para la mayoría de los compañeros del tajo (nota: uso windows y linux). Pero dejando aparte los problemas de compatibilidad (que son muchos para las aplicaciones de escritorio empresariales de más éxito), el BYOD es una tonterida en el caso de Linux, al menos en muchos casos: si el PC del curro tiene más de 2Gb, se pide permiso para instalar VirtualBox, le metemos una distro ligera virtualizada y lo corremos a pantalla completa. ¿Que hace falta saltar a una aplicación corporativa? Minimizamos virtualbox y pasamos a nativo. Y vuelta a empezar. Eso, a menos que curres en una de las escasas empresas donde han decidido apostar por linux en el escritorio, que también tiene sus ventajas a menos que necesitéis aplicaciones sólo-Windows. Y si las políticas corporativas te impiden instalar virtualbox, pues es lo que hay. Ya sabes, decisiones, instrucciones, acatamientos: esas tasas necesarias para cobrar a fin de mes si eres asalariado.

Si es la empresa la que te anima a que traigas tu Mac ocurren varias cosas:
  1. La persona que tiene capacidad de decisión sobre el departamento de sistemas debería perder esa capacidad, si no el empleo. No está dejando a los responsables hacer su trabajo. No puedo siquiera pensar en la posibilidad de que un responsable de sistemas competente acepte el BYOD por gusto.
  2. No te engañes. Por más que lleves todo ufano tu MBP al curro y lo saques a pasear, no te diferencias lo esencial del pobre técnico de asistencia a domicilio de una teleco al que su hipercutre subsubsubcontrata le obliga a comprar destornillador y alicates por su cuenta.
Finalmente, ¿Por qué hablo de falta de profesionalidad y de exclusión digital? Pues muy sencillo:
  1. Porque si te has planteado el BYOD en serio no aprecias ni las competencias ni los conocimientos de los de sistemas. BYOD, sí o sí, es una decisión que nace de un usuario, de un particular, no de un profesional. De hecho, es un usuario que trae sus costumbres al trabajo, en detrimento del desempeño de las responsabilidades de los de sistemas. Porque tú lo vales, les generas una serie de problemas.
  2. Además, si te has planteado BYOD es porque no entiendes los problemas de seguridad, compatibilidad y licencias que planteo arriba. Es evidente, por lo tanto, que careces de los conocimientos para tomar una decisión así. Y si por posición jerárquica o por vías informales la impones contra el buen criterio de los de sistemas, estás perjudicando a la empresa a cambio de nada. Enhorabuena.

19 comentarios:

  1. Bueno, dejando aparte que en el enlace que pones arriba no he visto ninguna referencia al MacBook Air ni a la forma de pronunciarlo por el autor, yo todo esto lo pongo en el contexto de la continuada pérdida de derechos laborales durante las últimas décadas, incrementada en gran medida en los útlimos años por la crisis. A las empresas les encanta no tener que pagar por los materiales que usas, ni por el combustible del vehículo que utilices para trabajar, ni por las horas extras que tengas que dedicar a tu trabajo en tu tiempo de descanso. Si por ellas fuera, ni te pagarían un salario, si encontraran la forma de lograrlo.

    Todo ello, con la condición, claro está, de que la productividad o la seguridad de la empresa no se vean comprometidas. En ese sentido, no solo te exigirán que aportes tu propio hardware, sino que te obligarán a ajustarlo a las normas de seguridad corporativas, metiendo las manos en su configuración todo lo que haga falta. Inlcuso puede que te descuenten del sueldo el precio de las aplicaciones que tengas que utilizar. ¿Por qué no? Todo vale en este mundo cada vez más desregulado, y si no te gusta, te dirán que te busques otro empleo.

    Esto que ocurre, o que puede ocurrir, no es más que otro pasito adelante en el camino de la depauperación de las clases medias y la progresiva vuelta a un mundo cada vez más desigual. La vuelta de la lucha de clases está a la vuelta de la esquina, si no logran atontarnos del todo con los cacharritos electrónicos, las redes sociales y el panem et circenses.

    ResponderEliminar
  2. La patronal seguro que están de acuerdo con que el currante ponga más de su parte para hacer su trabajo. ¿Quieres que esté disponible fuera de horas de oficina? Págame el ADSL y el PC y un extra por estar siempre disponible. ¿Quieres que esté disponible en movilidad? Págame un móvil y su factura y un extra por estar siempre disponible. ¿Quieres que pase el día fuera viendo a clientes? Ponme un coche o al menos págame la gasolina. Pero no, no quieren pagar. Quieren que el currante se pague su propia correa. Pueden pedir la luna, mientras se la demos sin rechistar, ellos contentos. La olla a presión de la sociedad está empezando a pitar.

    ResponderEliminar
  3. No suelen poner tan clara la referencia a Mac, pero está ahí: como digo, sólo un becerro importante pediría usar su portátil windows en vez de el de la empresa.

    Lo importante del BYOD es que nace antes de ciertos empleados que de las empresas, al menos de momento. Desde mi punto de vista de empresario, no veo al BYOD como ventajoso sino todo lo contrario: un montón de problemas y quebraderos de cabeza que no necesito. Si externalizo, es cosa del tercero entregarme a tiempo y en las condiciones pactadas el resultado; como lo haga es cosa suya mientras respete el contrato. Si es empleado mío, si no es un tercero, me trae mucho más a cuenta ponerle una máquina y que todos rememos de la misma manera y en la misma dirección.

    Ni te cuento la fiesta que es para cada vez más gente de sistemas tener que bregar con BYOD, con parques híbridos sobre los que tiene un control muy relativo, o incluso nulo. No, para una empresa seria el BYOD es un mal negocio, porque a cambio de un capricho se presiona de manera innecesaria a la gente de sistemas, que no suelen (o no deberían) estar mano sobre mano precisamente.

    Si la máquina es de propiedad del empleado, no se le puede obligar a atenerse a las normas corporativas de seguridad en conexiones, límites a lo que puede instalar, etc. Como ya he dicho, tampoco es obvio que se puedan instalar las aplicaciones privativas que licencie la empresa. Y si no necesita más que un navegador y un par de aplicaciones más de productividad básica, ¿a santo de qué tiene que salirse de las especificaciones que marca la gente de sistemas? ¿Para manejar chrome y office, pongamos por caso, cómo se puede justificar que el empleado se empeñe en usar su MBP?

    Para la empresa es mal negocio, se mire como se mire.

    ResponderEliminar
  4. "No suelen poner tan clara la referencia a Mac, pero está ahí". Lo siento, he revisado a fondo el artículo que señalas y las únicas referencias a Mac están en los comentarios, no en el texto del autor.

    "Lo importante del BYOD es que nace antes de ciertos empleados que de las empresas, al menos de momento". No es eso lo que dice el artículo del enlace; lo que dice, o así lo he entendido yo, es que las empresas pueden llegar a exigir esto a los empleados, y que el autor aceptaría estas condiciones para obtener un trabajo.

    "... a cambio de un capricho se presiona de manera innecesaria a la gente de sistemas". Esa presión puede hacerse necesaria, a juicio de la empresa, si con ello minimizan costes y ganan más pasta a final de ejercicio.

    "Si la máquina es de propiedad del empleado, no se le puede obligar a
    atenerse a las normas corporativas de seguridad en conexiones, límites a
    lo que puede instalar, etc.". Por supuesto que se le puede obligar, como condición para obtener o mantener el trabajo, y con las consiguientes penalizaciones en caso de incumplimiento.

    Para la empresa puede ser mal o buen negocio, según como se mire (y según el tipo de empresa, software corporativo, configuraciones de seguridad, etc.). Lo que está claro es que para el trabajador sí que es un mal negocio, se mire como se mire.

    ResponderEliminar
  5. La referencia es implícita, si quieres por reducción al absurdo. La presión byódica por parte del trabajador es por traer un mac mucho antes que un linux o windows. Me parece que no tiene mucha discusión :). Cierto es que el autor le da la vuelta y lo hace deseable y hasta requerido por las empresas, pero no deja de ser una excursión para hacer más necesario su querido y estúpido BYOD

    A cambio del chocolate del loro de no ponerle una máquina, generas una serie de gastos que pueden superar mucho ese ahorro. Desde ineficiencias y fricciones por esos entornos híbridos, pasando por malware e intrusiones a través de un ordenador mal o nulamente gestionado, para terminar por incompatibilidades que saltan un día sí y otro también. Compensar eso exige más esfuerzo a sistemas que no se justifica ni por ahorro ni por productividad.

    Obligar al empleado a hacer algo con un objeto de su propiedad es algo con interesantes consecuencias legales. Probablemente sería algo excitante para un juez de lo laboral.

    Pero estamos de acuerdo en buena parte: para el currante es un mal negocio y un peor precedente. Para la empresa es un mal negocio a poco que sean serios, una carga de trabajo innecesaria y una serie de riesgos inadmisibles a cambio de no gastar 200 euros en un outlet para poner en manos del currante un core2duo, p.e.

    ResponderEliminar
  6. Pablete1:32 p. m.

    Me parece una interpretación muy forzada por tu parte (me refiero al primer párrafo del comentario anterior). A juzgar por su presentación y por el contenido de sus artículos, Ken Hess no parece tener una orientación especialmente acusada en pro de Apple. De hecho, acabo de leer algunos de sus posts y me parece que tiene una visión bastante ecuánime sobre el panorama de la informática y la electrónica de consumo.

    Por otro lado, soy ingenuo por naturaleza y me cuesta creer que haya alguien lo suficientemente obtuso como para presionar a su empresa a que le permita usar su propio equipo en el trabajo, asumiendo él los costes de adquisición y amortización sin ninguna contrapartida. A no ser, claro está, que el equipo del trabajo sea un cascajo infame (vete a saber lo que habrá por ahí). Pero en ese caso parecería más inteligente presionar (o solicitar, o sugerir, lo que proceda) a la empresa para que adquiera mejores equipos y los ponga a su disposición, no traerse el equipo de casa.

    ResponderEliminar
  7. Es un tema muy interesante. Yo soy de los frikis pobres que sin su Gnome se sienten un poco huérfanos, así que vaya por delante a modo de disclaimer o algo así :)

    Entiendo a los BOFH. La utilización de software muy diverso les dificulta el trabajo. Entiendo también, porque me ha pasado, que en ocasiones es excesivo el celo que ponen. De eso hablo ahora.

    El punto más importante es, sin duda, quién decide.

    * Si es una obligación del contratante, pues tenemos el alma partida, seguramente esa empresa necesite contratar a un freelance y dejarse de hostias.
    * Si la persona lo pide y asume que el que la rompe la paga, allá él. Pero ahí no lo están obligando.

    Yo he estado trabajando en empresas donde la licencia se verificaba contra un servidor central, a su vez conectado al proveedor. Si no tenías la IP de la empresa, el software no funcionaba. El típico software que vale más que el Mac imagino lleva esa serie de candados. (Nota: el software con el que sufría esta limitación era Matlab.) Entiendo que si yo decido llevarlo, la empresa no está obligada a ponerme las licencias. Si la empresa me fuerza a comprar el equipo para poder trabajar (aunque me lo paguen holgadamente), ¿cómo se supone que trabajo sin software? El que la vacia la llena, decíamos de pequeños cuando alguien agotaba una botella de agua: tú generas la situación, tú la solucionas como quieras, pero si tengo que traer el equipo de casa, debe tener software instalado. Pero, de nuevo, el punto es quién toma la decisión.

    Personalmente, hay situaciones de todos los colores. He vivido situaciones en centros con MUCHOS trabajadores en los que ni siquiera se permitía instalar Firefox. Por seguridad, decían, debíamos navegar todos con IE 6 (año 2007, Alemania). Aguanta la pedrá... No quería instalar el Nuke ni cosas parecidas, quería instalar un navegador que, por cierto, creo que es más seguro que IE6 (sólo con NoScript y AdBlock la de cosas que uno se evita).

    En fin, que este debate da mucho juego. Mi posición es que el que impone condiciones tiene que asumir la responsabilidad. Si yo quiero usar mi equipo, es cosa mía; si tú me obligas a usar mi equipo, es cosa tuya.



    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  8.  Tu blog lo he incluido en el directorio online sobre libros (http://libros.tel ), lo he puesto en el apartado
    noticias.

    La idea es crear un directorio donde aparezcan los principales enlaces de
    información de este mundillo del libro. Tu blog está puesto en: http://noticias.libros.tel/

    ResponderEliminar
  9. Tengo la impresión de que no os creéis que la moda BYOD desde el usuario existe. Y lo lógico es pensar que el BYOD es cosa más de la empresa (de la empresa cutre), pero lo cierto es que a poco que busquéis en nuestra blogosfera española, os encontraréis ejemplos crecientes de un BYOD de usuario que se da por inevitable y supuesto.

    Cosas veredes, amigo Sancho

    ResponderEliminar
  10. Como digo en otra parte, sé que es increible. Pero no es cosa mía: es una moda real, y cada vez más usuarios piden usar el PC que usan en casa. Dos más dos son Apple en este caso :D

    ResponderEliminar
  11. Espero que la ironía fuera clara, porque lo cierto es que todo el post me salió del tirón, casi en escritura automática.

    ¿Qué te parece la solución de virtualizar dentro de una caja Windows?

    Por lo demás, no me parece que ni el usuario ni la empresa deban imponer condiciones de BYOD. El usuario byodero genera problemas a cambio de unos supuestos beneficios de productividad que me parecen indemostrables, y el empresario byodcutre está ahorrando del chocolate del loro, o perjudicando a su empleado si el portátil casca en tránsito

    Para la empresa resulta mucho menos problemático tirar de outlet, meter el portátil como gasto inventariable y, si acaso, meterle un seguro por si pérdidas o extravíos.

    En cualquier caso, esto me lleva a otra reflexión: hay que respetar a un equipo de sistemas competente y dejarle hacer su trabajo: nada de freeware sospechoso en los equipos de la oficina. Pero deberían establecerse canales de diálogo adecuado dentro de los límites estrictos del sentido común: si el software es de fuente plenamente confiable (libre y maduro como para estar auditado a base de usarlo, como poco), se debería poder solicitar su uso si contribuye a las operaciones. P.e., instalar Chrome o Firefox actualizado a la vez que Explorer no puede perjudicar a la empresa, sobre todo si lo blindamos con extensiones apropiada o, en el caso de windows, con el maravilloso Sandboxie

    ResponderEliminar
  12. No es que no te creamos, Juan Luis, seguro que es como dices (por desgracia). Por mi parte, tienes credibilidad de sobra como para saber que no te lo has inventado (aunque parezca de locos). De todas formas, algún pequeño enlace tampoco vendría mal para ilustrar el asunto.

    ResponderEliminar
  13. http://www.enriquedans.com/2012/01/byod-e-informatica-corporativa.html

    ResponderEliminar
  14. ¡Sí sí, la ironía se cogía perfecta! De hecho me gustó, por eso me la apropié :D

    Pues sí, estamos llegando a algo: imponer las condiciones (tanto de un lado como de otro) parece ser el problema. Y la forma de los equipos de sistemas (nunca suficientemente valorados) para ganarse el cariño y respeto de sus compañeros y, de camino, evitar brechas de seguridad en la empresa es, precisamente, idear una forma de servirles mejor. Esto es, abrir un poco el abanico del software que se puede usar para dejar disponibles no una opción ferrea sino una cierta elección, un número de opciones que sea manejable por ellos pero afloje la soga a sus compañeros :)

    Virtualizar, si la máquina es potente, mola. Sin duda :)

    ResponderEliminar
  15. Bienvenido al mundo real de España, en el que la políticay los trepas están por
    encima del sentido común

    ResponderEliminar
  16. Mierda, me entero que esto pasa también en los EUA: BYOD en los EUA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lino, es que BYOD es un acrónimo inglés, y de ahí viene toda esta pamplina asombrosa

      Eliminar
    2. Si, está claro. Pero pensaba que era una de esas chorradas que aquí acogemos con entusiasmo mientras que allí son más reacios, a pesar de ser los originadores (como tantas cosas, por cierto)

      De todas formas, ahora que lo pienso no estoy seguro de que aquí funcione, ya que las férreas jerarquías que tenemos no les gustará la idea de perder control. Recapacitando un poco, por mi experiencia, o eres uno de los administradores o tus equipos están capadísimos y has de pedir permiso para casi todo, lo que conlleva una burocracia no deseable. El problema es que fuera de lo que es la administración de sistemas propio de la compañía, pueden haber otras tareas que requieran un nivel de privilegios en tu equipo elevado, y todo esto es ignorado. Desde luego, no hay que llegar a los extremos de dejar entrar en la intranet de la empresa a cualquier equipo. Para esto hay soluciones como crear sub-intranets protegidas, pero claro, ya no tendrías acceso a los recursos de la empresa.

      Bien, el caso es que tenga que ver con el BYOD o no, en España la política está por encima del sentido común. ¡Saludos!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...