miércoles, octubre 28, 2009

Camarero, ¿qué pasa con ese smartbook? ¿Viene, o qué?


Kevin Tofel, de jkontherun, hace una interesantísima reflexión sobre un segmento anunciado y que se resiste a aparecer: ¿Dónde están todos esos smartbooks (que prometieron)?

La idea, que se anuncia en el CES de enero de este año, es una competencia por debajo a los netbooks: unos dispositivos completamente centrados en internet, propulsados por ARM (y por lo tanto, teniendo como opciones Linux (tal cual, o Android) o Windows CE (haw! haw!), porque Windows no corre en ARM, con arranque instantáneo, buena autonomía y precios por debajo de los 200$.

De hecho, parecían un refinamiento adecuado del concepto original de netbook: un segundo equipo ligero y barato con el que llevar a cabo tareas sencillas en cualquier parte.

Sobre el papel tiene todo el sentido del mundo. Ahora, el problema es quién se pone a montarlo. Los grandes fabricantes se han pegado una buena torta con el descenso de márgenes que ha provocado la explosión de los netbooks, y no sería muy lógico que estuvieran ansiosos de repetir esa jugada. Además, los hubo que se la pegaron por partida doble, con la escasísima acogida que tuvieron los netbooks basados en linux. A ese respecto, hay que señalar que la culpa fue de ellos. De ASUS, p.e., escogiendo una distro absurda que funcionaba perfectamente con lo que incluía pero que era un dolor de ampliar, y con un look and feel... rasposo e inacabado, por decir algo. Si hubieran incluido alguna distro más popular, adaptable y ampliable, lo mismo otro gallo les habría cantado.

En cualquier caso, señala Tofel con acierto que los grandes fabricantes están centrados en sus líneas ya exitosas y, concretamente, en la hornada de nuevos smartphones basados en Android que cada vez alcanzan más popularidad y generan más excitación entre los early adopters. Así, los SnapDragon parece que van a propulsar en breve smartphones con Android o WinMo, pero no hay ningún Smartbook anunciado con ese procesador, ni con el próximo Cortex A9 que, en teoría, supera en rendimiento al Atom con menos gasto energético.

Sería una pena que los smartbooks murieran antes de nacer. Si lograran precios realmente agresivos, serían una opción estupenda para las mochilas: unidos a modestos discos SSD, podrían ser dispositivos aptos para trabajo con Internet, de alta autonomía y muy resistentes a golpes y vibraciones. Por más que un smartphone actual solucione muchas papeletas y sea impresionantemente flexible gracias a lo que ofrecen los markets de software (de iPhone o de Android), no está preparado para trabajo mínimamente intensivo, ni produciendo contenidos ni ofreciéndolos. Yo mando diariamente email desde mi Magic, pero no es lo mismo que contar con un teclado razonablemente cercano al estándar actual para portátiles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...